<página principal>

Historia 

El Museo Geológico del Seminario de Barcelona tiene como actividad principal el estudio de los fósiles, especialmente de invertebrados. Este museo es propiedad del Arzobispado de Barcelona y se fundó en el año 1874, aunque tiene como precedente el Gabinete de Historia Natural, que se creó en el año 1817, y posteriormente se agregó a la Biblioteca Episcopal.

El primer director del Museo fue el Dr. Jaime Almera (1845-1919), que entró en el mundo de la Geología de mano de J.J. Landerer, geólogo y astrónomo de Tortosa, que le enseñó la geología práctica (región de Morella) y apadrinó su entrada en la Sociedad Geológica de Francia en 1877. En el año 1885 y por encargo de la Diputación de Barcelona,  se dedicó a la confección del mapa geológico de la provincia de Barcelona, mapa que aún se utiliza y que ha sido muy elogiado por científicos tanto nacionales como extranjeros. En 1898 consiguió que la Sociedad Geológica de Francia tuviese una reunión extraordinaria en Barcelona y donde el Museo tuvo un papel destacado. Almera escribió importantes monografías paleontológicas sobre los fósiles del Mioceno y sobre los terrenos pliocénicos próximos a Barcelona, hoy casi desaparecidos por la presión urbana. Su nombre se perpetúa en el nuevo edificio del CSIC, proyectado en 1965 e inaugurado posteriormente.  

A su muerte el Museo pasó dificultades, ya que el preconizado como futuro Director, Mn Norberto Font i Sagué había muerto en 1910 de tifus. Font i Sagué fue un buen científico, introductor en Cataluña de la espeleología y autor de un Curso de Geología en catalán.

En 1926, Josep Ramon Bataller (1890-1962) continuó la labor del Dr. Almera como director del Museo. Fue el primer catedrático de Paleontología de la Universidad de Barcelona (1955), doctor honoris causa por la Universidad de Toulouse y miembro de diversas sociedades científicas. En su trayectoria de investigación destacan el estudio de los fósiles del Mesozoico, de importancia capital, sobre todo por sus trabajos sobre los corales cretácicos. Tuvo una importante relación con el Instituto Geológico y Minero de España, determinando fósiles y estudiando y redactando diferentes hojas del mapa geológico nacional a escala 1: 50000. Se vinculó en 1951 con el Centro superior de Investigaciones Científicas. Esta vinculación entre el CSIC y el Museo alcanzó su apogeo con su sucesor el  Dr. Via, creándose en 1966 y en el propio Museo la Sección de Bioestratigrafía del CSIC.

En 1962  el Dr. Luís Via (1910-1991) sustituyó al Dr. Bataller en la dirección del MGSB. El doctor Via fue profesor auxiliar del Dr. Bataller. Su tesis doctoral, que mereció el premio máximo, versa sobre los cangrejos del Eoceno español. En este tema fue un especialista de fama mundial. Durante su dirección el Museo se enriqueció en todos los aspectos, tanto material con nuevas dependencias como cientifico con más vitrinas y una biblioteca especilizada  y se procuró abrirlo a los sabios y aficionados serios.

Durante su dirección se  celebró adecuadamente el centenario del Museo. 


Después de la muerte del Dr. Via la dirección del Museo pasó al Dr. Sebastián Calzada, que en el año 1975 se doctoró con una tesis sobre braquiópodos del Cretácico del Levante peninsular. Calzada es autor de muchos artículos de carácter paleontológico, ha procurado profundizar en la divulgación del Museo en todos los aspectos sobre todo en su proyección exterior con  revistas especializadas e insistiendo en la investigación y divulgación posterior. En ese aspecto es de señalar el trabajo de D. José Francisco Carrasco (equinodemos), de D. Ramón Mañé (peces), de los Sres. Magrans y Ferrer (fauna paleozoica) del Dr. Antonio Abad (fauna eocénica) y últimamente de D. Juan Corbacho (Trilobites de Marruecos). Además impulsó y consolidó la Asociación de Amigos del Museo, (1994) con la ayuda de Mn. Santiago Casanova, (1922-2011) colaborador del Museo desde el Dr. Bataller y primer presidente de dicha Asociación. 

También facilitó a D. José Mª Asensi la creación de la Sala Carles de finalidad didáctica, inaugurada el 2000.

Calzada es especialista en braquiópodos y gasterópodos cretácicos

    

Desde el 1939, cuando se rehicieron las colecciones, el Museo Geológico del Seminario está recibiendo sin interrupción muchas entradas de fósiles. En octubre de 2013, el número de taxones inventariados era de 80.576. La documentación para llevar a cabo la tarea de clasificación y estudio forma una biblioteca especializada que supera los 14.000 títulos. También posee un laboratorio capaz de preparar los fósiles. Cuenta, además, con un archivo histórico muy importante  (Fondos Almera, Vidal, Font, Faura, Bataller, Via, Candel, Solé Sabarís, Reig, Fontboté, Villalta, Julivert, Zamarreño etc.) 

 

Numerosos investigadores de todo el mundo visitan el Museo para estudiar el material de su especialidad (clicar en el enlace "investigaciones"). Desde el 1988 se publica la revista anual Batalleria, que refleja parte de la investigación realizada y difunde la vida en el Museo.

 

En 2009 le fue concedida la "Creu de Sant Jordi de la Generalitat de Catalunya" en reconocimiento a la valiosa labor científica.

El Museo colabora estrechamente con el Institut Geològic de Catalunya.

 

Para ampliar el conocimiento de la historia del Museo Geológico del Seminario de Barcelona se recomienda consultar los siguientes trabajos:

 

Referencias bibliográficas sobre la historia del mgsb

 

Aragonés, E. Varios trabajos sobre aspectos de la Historia del Museo. (Publicadas por el autor y guardadas en el propio Museo)

Abad, A. 2000. Breu història del Museu Geològic del Seminari de Barcelona. Butlletí Informatiu nº 1 de la Sala Cardenal Carles.

1987: El Dr. Almera i la seva Escola de Geologia. Ed. Terra Nostra, S.A., 190 pp. Barcelona.

Via, L. 1975. Cien años de investigación geológica. (En el Centenario del Museo Geológico creado por el Dr. Almera en 1874) Consejo Superior de Investigaciones Científicas.  164 pp. Barcelona.  

MGSB